Cómo Limpiar Un Sensor De Oxígeno: Consejos Y Más!

Un sensor de oxígeno sucio puede hacer que se encienda la luz de “comprobar el motor” y también puede provocar que el automóvil queme gasolina adicional. Lee hasta el final y aprende cómo limpiar un sensor de oxígeno.

El sensor de oxígeno o la sonda lambda es un elemento importante del motor de un automóvil. Este aparato es parte del sistema de control de emisiones de un coche: es más o menos del tamaño de una bujía de encendido y se encarga de comprobar los niveles de oxígeno en el flujo de salida de un coche.

Si sospechas que el sensor de oxígeno puede estar sucio, puedes limpiarlo tú mismo quitándolo primero de su alojamiento en el vehículo y, a continuación, sumergiéndolo en gasolina durante la noche.

Pasos para limpiar un sensor de oxígeno

Cómo Limpiar Un Sensor O2
Cómo Limpiar Un Sensor O2

Los pasos e indicaciones que debes seguir para limpiar una sonda lambda o un sensor de oxígeno son los siguientes:

1. Localización de la sonda de oxígeno

Los primero que debes hacer es saber dónde está la sonda lambda o el sensor de oxígeno en tu automóvil.

Protege tus manos y ojos.

Ya que tendrás que bregar con combustible y algunas partes del automóvil, es significativo que tengas protección por potenciales daños. Antes de comenzar a levantar el coche y localizar el sensor de oxígeno, ponte un par de guantes de trabajo que tengan buena resistencia para que te protejas las manos. También debes usar un par de anteojos o gafas protectoras en caso de que el WD-40 o el combustible se acerquen a tus ojos.

  • Tanto los guantes de trabajo como los lentes de protección se pueden comprar o adquirir en una ferretería local o en una gran tienda minorista como lo es WalMart o una similar.

Eleva el vehículo con un gato de coche.

Para poder quitar el sensor de oxígeno, deberás tener acceso a la parte inferior de su automóvil. Tienes que asegurarte de que el vehículo esté en un terreno llano, en “Park” y de que la parada de emergencia esté activada antes de levantar el automóvil. Coloca el gato debajo de parte del chasis de tu vehículo (incluyendo un eje o el lado del bastidor del coche) y levanta el vehículo.

Puedes comprar un gato de coche en cualquier tienda de autopartes. Habla con los vendedores y diles cuál es el tipo y el tamaño del vehículo que tienes, para que logren sugerirte un gato apropiado.

Identifica el (los) sensor(es) de oxígeno.

Dada la marca y el modelo de tu coche, puedes tener en el automóvil más de un sensor de oxígeno. Revisa el manual del propietario de tu vehículo para conocer la ubicación exacta de los sensores. Todos los vehículos tienen al menos dos sondas lambdas o sensores de oxígeno: uno delante del convertidor catalítico de tu vehículo y otro en el colector de escape. Si tu automóvil tiene más de un colector de escape, es seguro que haya un sensor de oxígeno dentro de cada uno.

  • El sensor de oxígeno se parecerá a una bujía de encendido: mide aproximadamente 5 cm (2 pulgadas) de largo. Un extremo tendrá forma hexagonal “para que una llave se ajuste” y el otro extremo será roscado para atornillarlo a tu vehículo.

2. Desmonta  la sonda lambda o el sensor de oxígeno

Ahora debes tratar de quitar o desprender los sensores de oxígenos de su sitio. Quizás tengas un poco de problema al ejecutar este tipo de acción.

Rocía los sensores con WD-40.

Ya que los sensores de oxígeno de tu vehículo rara vez se retiran, es probable que estén firmemente atascados en su lugar y para aflojarlos, rocía los sensores con un lubricante como el WD-40 y déjalos reposar durante 10 o 15 minutos. El WD-40 lubricará y aflojará las sondas o los sensores, haciendo que sean más fáciles de quitar.

  • Si aún no tienes una lata de WD-40 en tu casa, puedes comprar una en cualquier ferretería o tienda de autoabastecimiento local.

Llena un cubo o un contenedor industrial con gasolina.

En tanto esperas a que el WD-40 lubrique las roscas de los tornillos del sensor de oxígeno, puedes iniciar el siguiente paso del limpiado. Llena un cubo grande o un contenedor de plástico industrial con gasolina y colócalo cerca de tu vehículo. Una vez que hayas quitado los sensores de oxígeno de tu coche, los limpiarás sumergiéndolos en la gasolina.

  • Debes estar seguro de que el cubo o recipiente que elijas pueda almacenar el combustible de forma segura, además debes saber que no todos los tipos de contenedores son resistentes a la gasolina.
  • Si te dispones a ir a comprar el cubo o el contenedor en una ferretería, pídale al vendedor que te sugiera un plástico sellable y bastante seguro para almacenar la gasolina.

Desenrosca los sensores de oxígeno de su carcasa.

Vas a necesitar una llave fuerte para realizar este proceso. Cada uno de los sensores de oxígeno o de sondas lambdas deben estar bien lubricado y aflojado en este punto; toma tu llave inglesa y afloja firmemente los sensores. Al retirar los sensores de tu vehículo, no los pongas en el suelo ni permitas que se ensucien. Coloca los sensores en un lugar limpio, como en un recipiente de plástico o en un lugar limpio y plano de tu vehículo.

  • Si no te encuentras seguro del tamaño de la llave de los sensores, puedes determinarla simplemente intentando colocar una llave de tamaño mediano encima de la cabeza del sensor de oxígeno. Si no logra calzar la primera llave que intentas probar, ajusta el tamaño de la llave más pequeña o más grande según la precisión que se requiera.
  • Alternativamente, utiliza una llave de tamaño ajustable.

3. Limpieza del sensor de oxígeno

Ahora el paso que resta es el de donde finalmente ya puedes limpiar el sensor de oxígeno.

Sumerge los sensores de oxígeno en una cubeta de gasolina.

Luego que hayas retirado los sensores de oxígeno de tu automóvil, sumérjalos en el cubo o contenedor industrial que hayas llenado con combustible y con el tiempo, el combustible limpiará los sensores de oxígeno. Asegúrate de que los sensores o sondas lambdas estén completamente sumergidos en la gasolina, y que ninguno de los líquidos salpique fuera del contenedor o caiga en tus manos.

  • Nunca fumes, enciendas una vela, o tengas cualquier otro tipo de llama abierta cuando trabajes cerca de la gasolina.

Cubre el cubo con una tapa.

Dada la naturaleza inflamable del combustible, es significativo que tapes el cubo o el contenedor industrial de gasolina, ya que esto va a evitar que la gasolina se pueda incendiar y también evitará que algunos animales tengan acceso al combustible. Si el recipiente o la cubeta industrial tienen una tapa, podrías usarla para cubrir la gasolina, debes sellar muy bien la tapa.

  • Si estás empapando los sensores en un cubo o en un recipiente que no tenga su propia tapa, tendrás que encontrar algo con que cubrir la abertura. Busca una tapa de las dimensiones apropiadas entre las ollas y sartenes de la cocina, o sencillamente coloca un trozo de tabla contrachapada o algún enorme libro encima de la ranura superior de la cubeta.

Deja que los sensores de oxígeno se remojen durante la noche entera.

El combustible no limpiará los sensores de oxígeno inmediatamente; tendrás que dejarlos en remojo durante al menos unas 8 horas. En algún momento mientras los sensores están en remojo en el contenedor con gasolina, recoge el contenedor y vuélvelo a girar varias veces. Esto asegurará que todas las partes de los sensores estén siendo limpiadas por la gasolina.

Retira y seca los sensores.

Luego de que los sensores de oxigeno se hayan empapado por la noche, tendrás que introducir la mano en el cubo o contenedor de combustible y quita los sensores. Fíjate en su aspecto: deben estar mucho más limpios que cuando los quitaste, posteriormente con la ayuda de un paño de algodón limpio, limpia el combustible los sensores de oxígeno y sécalos completamente.

  • Para evitar que la gasolina caiga en sus manos, puedes usar un par de guantes de goma gruesos mientras quitas los sensores de oxígeno de la gasolina.
  • También podrías usar un par de guantes iguales a los que usarías para el lavado de los platos.

Vuelve a instalar los sensores de oxígeno en tu vehículo.

Una vez que los sensores de oxígeno hayan sido secados, usa tu llave inglesa para volver a insertarlos en el colector o colectores de escape y en los otros lugares de los cuales los retiraste originalmente. Aprieta completamente los sensores de oxígeno en su lugar.

  • Para terminar este proceso, usa el gato del coche para bajar el vehículo con precaución y lentamente.
  • Arranca tu vehículo y comprueba si la luz de “comprobar el motor” sigue encendida, hay probabilidad que se haya apagado; además puedes notar que los sensores de oxígeno limpios hacen que tu coche utilice una cantidad sustancialmente menor de combustible.
Cómo Limpiar Una Sonda Lambda
Cómo Limpiar Una Sonda Lambda

Consejos

Si luego de limpiar tu sensor de oxígeno o sonda lambda, tu sensor de oxígeno está defectuoso, roto o permanentemente dañado, tendrás que reemplazar el dispositivo, debes consultar con un mecánico o con los vendedores de una tienda de autopartes para lograr determinar qué tipo de sensor se ajusta a tu coche.

Cosas que necesitarás

Las cosas que vas a necesitar son:

  • Gato de coche (opcional pero recomendado).
  • Gafas de seguridad.
  • Guantes de trabajo.
  • Llave.
  • WD-40 y gasolina.
  • Cubo con tapa.

 

¡Compártelo En Las Redes Sociales Que Quieras!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *