Síntomas De Problemas Con El Ralenti En Un Kia Sportage

El inconveniente más común asociado con los modelos de Kia Sportage de 1995 a 2002 es el ralentí del motor. El ralentí del motor puede ser causado por una serie de problemas, algunos de ellos son graves, mientras que otros tienden a ser menores, pero los síntomas siguen siendo más o menos los mismos. Quédate hasta el final y descubre aquí los síntomas de problemas con el ralenti en un KIA Sportage.

El Sportage puede sentirse áspero cuando el motor está en marcha. También el Sportage estará al ralentí por debajo de su velocidad normal, mostrará RPM inconsistentes y puede producir un sonido de sacudidas, saltos o deslizamientos cuando el vehículo está en marcha.

Síntomas de problemas con el ralenti en un KIA Sportage

Fallos De Ralenti En Un KIA Sportage
Kia Sportage LX 2.0 2016 -

La queja más frecuente que muchos propietarios tienen acerca de su último modelo de Kia Sportages es que el motor estará al ralentí a elevadas revoluciones, aunque el motor se detendrá a bajas revoluciones. El bloqueo se produciría cuando el motor alcanza la temperatura normal de funcionamiento.

1- Control de ralentí de aire

Una fuente de ralentí deficiente es una unidad de control de ralentí de aire que no funciona (AIC). El AIC se encarga de ajustar las RPM del motor abriendo y cerrando un bypass dentro del cuerpo del acelerador. Una unidad AIC puede estropearse por un cortocircuito y dejar de funcionar o crear una alta resistencia eléctrica. Una alta resistencia eléctrica retrasa la entrada que el AIC recibe de los sensores del ordenador de a bordo.

2- EGR defectuoso

Debe comprobarse la recirculación de los gases de escape (EGR). Es posible que la válvula de la EGR no se abra correctamente debido a una obstrucción o fuga en las mangueras de vacío. Una EGR defectuosa puede hacer que el motor se quede al ralentí y que no se realice una prueba de emisiones.

¿A qué se debe el mal ralenti en un KIA Sportage?

Aunque el ralentí del motor puede parecer un simple inconveniente, a menudo indica un problema más profundo en el motor. El Sportage deberías ser inspeccionado y reparado tan pronto como sea posible porque los pequeños problemas tienen una manera de convertirse en reparaciones costosas.

Ralenti Áspero En Un KIA Sportage
Kia Sportage Grand 2.0 Turbo 2002

1- Inyectores de combustible sucios

El sistema de inyección de combustible inyecta combustible en los cilindros, lo que crea una mezcla de aire y combustible para encender y quemar. Los inyectores de combustible tienen pequeñas boquillas para rociar el combustible en el cilindro y pueden obstruirse con el tiempo.

Un inyector de combustible obstruido o que falla crea una falta de combustible en el motor del Kia Sportage. Esto puede causar un ralentí áspero, también puede causar síntomas tales como la aceleración lenta o el Sportage no se siente como si tuviera suficiente potencia.

Si el problema se aborda a tiempo, es posible limpiar los inyectores, lo que les devolverá su pleno funcionamiento. Si esta condición no se aborda de manera oportuna, los inyectores tendrán que ser reemplazados.

2- Velocidad de ralentí incorrecta

Mientras que la velocidad de ralentí promedio cae entre 600 a 1.000 RPM, si tu Sportage está experimentando un ralentí áspero podría ser debido a un ajuste de velocidad de ralentí incorrecta. Un técnico puede ajustar fácilmente la velocidad de ralentí, y debe permanecer en la velocidad adecuada. Si la velocidad de ralentí ajustada se vuelve inconsistente o cambia a intervalos aleatorios puede haber un problema mayor que necesita ser explorado.

3- Fuga de vacío

Si el sistema de vacío tiene una fuga, puede afectar seriamente la capacidad de la computadora del vehículo para regular la relación aire-combustible. Esto puede conducir a un ralentí áspero y si el problema no se aborda el Kia Sportage puede experimentar la aceleración lenta y la falta de poder. Las fugas de vacío deben ser inspeccionadas y reparadas inmediatamente.

4- Bujías mal instaladas o dañadas

Las bujías son las responsables de crear la chispa que permite al vehículo quemar el combustible. Si las bujías están mal instaladas o funcionan mal, la velocidad de ralentí puede verse afectada. El motor del vehículo puede vibrar o puede haber sonidos de deslizamiento o de esfuerzo procedentes del motor.

5- Bomba de combustible defectuosa u obstruida

Un ralentí brusco puede estar relacionado con problemas de suministro de combustible. La bomba de combustible, que es responsable de llevar el combustible desde el tanque de gasolina a los inyectores de combustible, puede obstruirse o dañarse. Si esto sucede, el motor no recibirá suficiente combustible, lo que puede causar un ralentí áspero, chisporroteo, estancamiento e incluso una aceleración lenta.

6- Filtro de combustible obstruido

Un filtro de combustible obstruido puede causar problemas similares. El trabajo del filtro de combustible es filtrar los contaminantes en el combustible, con el tiempo se obstruye y necesita ser reemplazado. Un ralentí áspero puede ser síntoma de un filtro de combustible obstruido.

7- Fallo de los componentes eléctricos

Un problema o un fallo en el sistema de encendido o en varios componentes electrónicos puede causar un mal ralentí. Si este es el caso, el problema suele empeorar a medida que aumentan las RPM. Los culpables más comunes son el módulo de control de encendido, los cables de conexión, las bobinas y las bujías.

8- Sensor de flujo de aire dañado

Un sensor de flujo de aire defectuoso puede ser el responsable de un ralentí brusco. Un sensor de masa de aire detecta la cantidad de aire que entra en el sistema de inyección de combustible y envía esa información al ordenador del vehículo. El ordenador utiliza esos datos para suministrar la cantidad adecuada de combustible al aire del Kia Sportage.

Con el tiempo, estos sensores pueden funcionar mal o ensuciarse. Uno de los primeros síntomas de un mal funcionamiento del sensor de flujo de aire es un ralentí brusco. El Sportage también puede acelerar lentamente e incluso trabarse o apagarse a medida que el problema progresa.

9- Sensor de oxígeno sucio

Los sensores de oxígeno miden la riqueza o la escasez de los gases al salir de la cámara de combustión. En función de los resultados, el ordenador del vehículo ajusta la cantidad de combustible que entra en el motor.

El objetivo final es mantener una mezcla ideal que produzca las menores emisiones. Un sensor de oxígeno sucio o defectuoso suele desencadenar la luz de revisión del motor y puede provocar un ralentí irregular, una menor eficiencia del combustible y una prueba de emisiones fallida.

También Puedes Leer:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir

Utilizamos cookies! Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Estás de acuerdo? Leer Más...